La función de la amigdala cerebral podría tener que ver como factor de riesgo en enfermedades cardiovasculares.

Según un reciente articulo publicado en The Lancet, la amigdala cerebral podría tener que ver en su función como posible factor de riesgo en las enfermedades cardiovasculares, por lo cual el Mindfulness, que es muy importante en regular la función de la amigdala, podría mejorar esta situación.

Fuente: Nota sobre el articulo en inglés.

Traducción de la nota:

“El estrés crónico se ha relacionado con eventos cardiovasculares como ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Una nueva investigación publicada en The Lancet (prestigiosa revista internacional de ciencias de la salud) sugiere que una mayor actividad en la amígdala, el centro de procesamiento emocional del cerebro, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Esto abre la puerta a nuevos estudios de terapias alternativas incluyendo la meditación de atención plena que se sabe que aumentan la relajación y la resistencia al estrés y disminuyen los factores de riesgo de enfermedad cardíaca modificables conocidos como hipertensión, colesterol alto, inactividad física y diabetes tipo 2. –
La amígdala es una región en el cerebro que es particularmente susceptible al estrés. La actividad aumentada en la amígdala se ha relacionado previamente con la depresión, la ansiedad, el trastorno de estrés postraumático y la regulación emocional, pero aún no se ha considerado como un factor de riesgo para la enfermedad cardíaca.

Además del estrés, los estudios muestran que la inflamación arterial es un factor de riesgo conocido de enfermedad cardiovascular. Estudios animales anteriores también indican un vínculo entre el estrés crónico y las alteraciones de la médula ósea y la actividad del bazo, sin embargo, estos enlaces no se han probado en seres humanos.

El vínculo entre el estrés percibido, la actividad de la amígdala y las enfermedades del corazón

En este estudio, 293 participantes mayores de 30 años (edad mediana 55 años) sin diagnóstico previo de enfermedad cardíaca o cáncer se sometieron a TAC / tomografía computarizada para registrar su cerebro, bazo, y la actividad de la médula ósea, y la inflamación arterial. Luego fueron seguidos durante un promedio de 3,7 años.

Web

Un total de 22 participantes del estudio fueron diagnosticados con enfermedad cardiovascular dentro del período de seguimiento (2,7-4,8 años). Los análisis revelaron que la actividad aumentada de la amígdala se asoció con el aumento de la inflamación arterial, aumento de la actividad de la médula ósea, y un elevado riesgo de enfermedad cardiovascular.

Un examen de una muestra representativa de participantes mostró además una relación entre el estrés percibido y el riesgo de enfermedad cardíaca. Específicamente, las puntuaciones más altas de los participantes del estrés percibido se correlacionaron significativamente con una mayor actividad de la amígdala, la inflamación arterial y los niveles de proteína C reactiva (CPR). (CRP es un biomarcador conocido del estrés).

Este es el primer estudio que proporciona evidencia del vínculo entre el estrés percibido, la activación aumentada de la amígdala, los factores de riesgo cardiovascular conocidos y el inicio de la enfermedad cardíaca. Los hallazgos sugieren que la forma en que la mente, el cuerpo y el cerebro perciben y responden al estrés puede influir directamente en el inicio de la enfermedad cardiovascular.

Mindfulness reduce el estrés y el riesgo de enfermedad cardíaca

Una revisión exhaustiva y un metanálisis publicados en Terapias Complementarias en Práctica Clínica en 2016 proveen evidencia convincente de que prácticas como la meditación y el yoga son altamente beneficiosas para reducir el estrés crónico. Esta revisión vinculó la práctica contemplativa regular con la reducción de la presión arterial y los valores de colesterol, disminución de la circunferencia de la cintura y disminución de las frecuencias cardíaca y respiratoria, lo que sugiere que estas prácticas pueden beneficiar a todos aquellos que buscan prevenir enfermedades del corazón o mejorar sus efectos.

De hecho, la evidencia científica de los programas de atención plena, como Mindfulness-Based Stress Reduction y Mindfulness-Based Cognitive Therapy para la reducción de los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares está creciendo, con estudios que demuestran vínculos entre la práctica mindfulness y reducciones en los factores de riesgo de enfermedad cardíaca, , La mala regulación de la diabetes tipo 1 y 2, el tabaquismo y las conductas alimentarias relacionadas con la obesidad. Esto puede atribuirse al hecho de que prácticas como la meditación mejoran el control de la atención, la regulación de las emociones y la auto conciencia, todas las cuales son contribuyentes importantes al mantenimiento de un estilo de vida saludable.

Aunque se necesita más investigación para entender mejor por qué y cómo las prácticas de atención plena benefician la salud cardiovascular, estos estudios sugieren que las prácticas contemplativas pueden disminuir el riesgo de enfermedades del corazón y aumentar el bienestar general.”

Fuente de The Lancet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s